La llegada del café a México data desde el año 1740; sin embargo, es hasta el siglo XVIII que el café se expande de las Antillas a Centro y Sudamérica. Siendo así que inicia la ruta del café desde Jamaica, Haití y República dominicana hasta llegar a Cuba, cruzando posteriormente el mar caribe hasta llegar a las costas del Golfo de México.