La biodiversidad se define como la gran variedad de seres vivos que viven e interactúan entre sí y que se han desarrollado o han evolucionado juntos en el planeta Tierra durante miles de millones de años. Esta biodiversidad, distribuida en forma de ecosistemas, brinda a los seres humanos muchos de los beneficios y servicios necesarios para asegurar su bienestar socioeconómico y su salud: los bosques promueven aire oxigenado, la vegetación de las ciénegas filtra el agua contaminada, los microbios del suelo ayudan a la fertilidad del mismo, muchos organismos son controles naturales de plagas, y muchos otros polinizan nuestros cultivos o dispersan semillas, regenerando así los bosques y selvas. Sin embargo, la biodiversidad y los servicios ambientales de la Tierra se están perdiendo a una velocidad desproporcionada, rara vez vista en la historia de nuestra planeta, principalmente debido a la destrucción, transformación y fragmentación de los ecosistemas naturales para fines productivos.

Las fincas de café de sombra tienen una estructura vegetal más semejante a un bosque que cualquier otro tipo de cultivo. Por eso, no sólo son capaces de producir café y otros productos, sino también de conservar una gran parte de la biodiversidad de los bosques de niebla que alguna vez dominaban la zona montañosa del estado de Veracruz. El reto para los cafeticultores es aprender cómo aprovechar esta biodiversidad para disminuir sus costos de producción y aumentar sus fuentes de ingreso.